Dile SÍ a emprender (aunque sea por una vez en tu vida)

Hace casi dos años, el mundo cambió, y con eso tuvimos que aprender a adaptarnos. Sin embargo, una de las mejores lecciones que esta adaptación nos pudo traer, fue el permitirnos descubrir lo que realmente nos apasiona y el descubrir lo que realmente queremos hacer por el resto de nuestra vida. Hoy en La Chispa Incubadora queremos invitarte a que reflexiones sobre ese negocio, servicio o idea que has estado poniendo en pausa por años y te atrevas a dar el brinco hacia un nuevo reto, que dejes de solo planear y comiences a actuar... que te atrevas a emprender.

Si no es ahora, ¿cuándo? La realidad es que por más intimidante que suene, el emprendimiento es la respuesta para cambiar tu estilo de vida. En este blog, te compartimos cuatro razones por las que debes emprender al menos una vez en tu vida con sus respectivos “peros” (porque todo reto trae alguno), que te ayudarán a tener una visión más completa y a una mejor toma de decisiones durante el proceso:

1. Vivir de tu pasión

Dar clases, facilitar la economía de la gente, ayudar al medio ambiente, no importa cuál sea tu pasión, iniciar un negocio en un área que te guste mucho puede ser una poderosa motivación para emprender. Claro, que la pasión puede, para alguno, no ser una razón suficiente, pero si una parte importante. Te invitamos a que, si algo te encanta, te des un gran clavado, no te quedes con dudas y te convertirás en experto en aquello que desees emprender.



2. Crear tu propia rutina

Tener tu propio negocio no solo es "hacer las cosas cuando tú quieras". Emprender te da la oportunidad de crear tu propia rutina, puedes hacer las cosas a tu ritmo. El éxito consiste en aprender a ser más organizado y planear para cumplir tus objetivos. Tomar el control de tu vida y, claro, hacerse cargo de las responsabilidades y obligaciones que esto conlleva. Pero la buena noticia es que al ser tu negocio podrás escoger cuáles son estas.

3. La independencia económica que buscas

No podemos negar que es importante que el negocio sea rentable, pero ganar dinero no es una motivación tan importante para emprender. Principalmente porque los ingresos vienen cuando te apasionas, trabajas y corriges, es decir después de mucho esfuerzo y lucha. Montar un negocio pensando demasiado en ganar dinero suele ser contraproducente porque te hace tomar decisiones a corto plazo, en lugar de asentar tu proyecto. Tienes que verlo como un proceso que se retroalimenta: a mayores logros, más dinero y más motivación para futuros éxitos.

4. Te conviertes en todas las áreas

Al montar un negocio, te obligas a aprender cosas que nunca te habrías imaginado. Por una parte, tienes que encargarte de casi todo, desde los aspectos logísticos hasta las grandes decisiones empresariales. Aprendes sobre recursos humanos, negociar con proveedores, aspectos fiscales, jurídicos, contables, etc. Y por supuesto si quieres triunfar tendrás que ir descubriendo los secretos para tener éxito en tu sector o nicho de mercado.

¿Qué esperas para hacer lo que siempre has querido? Si tienes una idea que tú crees que tiene potencial, no desistas. No te permitas que las razones por las que tu emprendimiento sigue en pausa continúen, ya viste que pesa más el por qué sí intentarlo y que con determinación, entrega y una meta clara el impacto de tu vida por emprender puede ser enorme. ¿Estás listo?


Estas son solo algunas de las múltiples razones que existen, sin embargo ahora es tú turno para encontrar las razones que te motiven a crear ese emprendimiento.


gif

7 visualizaciones0 comentarios